Como Trabaja Google.


El secreto esta en el 20%, o eso he sacado de la lectura del libro: “Como Trabaja Google”, firmado, y posiblemente escrito parcialmente por Eric Schmidt, el que fue CEO de Google del 2001 al 2011 y ahora continúa como asesor de los dos fundadores en Alphabet.

Es una lectura entretenida, en ningún caso se hace repetitiva y está llena de ejemplos y anécdotas de la empresa. Después de su lectura se entiende mucho más como funciona Google, y tambíen muchas de sus decisiones que desde fuera pueden parecer un poco extravagantes. Empiezas a entender porqué desaparecen proyectos y porqué son capaces de liquidar productos de un día para otro. Entiendes lo que ha pasado con las Google Glass, o con Google Wave. También entendemos, en parte, sus inversiones en proyectos que a priori no aportan nada más que trabajo, con pocos beneficios, como en su principio fue Street View o Google Maps.

Trabajando en Google
Trabajando en Google

Google es una empresa muy particular, es una empresa que muchos han decidido imitar y se han quedado con la fachada: crear oficinas con colores y mesas de ping pong. Pero el éxito de Google y sus fracasos poco o nada tienen que ver con los colores de sus paredes o sus espacios, por lo que parece el verdadero truco está en situar a los trabajadores en el centro de todo. Eric se pasa todo el libro llamando a los colaboradores: Creativos Inteligentes.

En palabras de Eric, las corporaciones, o las empresas no tienen ideas, realmente ni tan solo sacan productos. Son las personas las que tienen las ideas, y si tienes la suerte de contar con miles de personas en tu empresa, es tu obligación crear el marco idóneo para canalizar sus ideas y sus aportaciones. Esta idea que parece muy simple, y me he hartado de escucharla en casi todas las empresas, choca de frente con la cruda realidad, donde la mayoría de empresas crean el marco idóneo para que los trabajadores ejecuten las ideas de un reducido grupo de ejecutivos.

Una de las características que más interesante me ha parecido es la llamada: 20%. Cada empleado de google dispone del 20% de su tiempo laboral para dedicarlo al proyecto que él quiera, este 20% lo administra el mismo empleado. Es decir, puede dedicar una hora al día, un día cada tanto, o puede decidir dedicarle seis meses seguidos, abandonando sus otras tareas. De este 20% han surgido muchos proyectos que luego han sido éxitos, o fracasos de Google.

Uno de los proyectos 20% más desconocidos, pero que quizá dice más de Google empezó con una visita de un empleado de Google: Yad Vashem, al centro para el recuerdo del holocausto en Jerusalen. Este empleado, y su familia, quedaron impresionados de los contenidos del centro y decidió que no podía olvidarse, que tenía que comunicarse más y que todo el mundo tendría que tener acceso a esa información. Yad habló con sus compañeros de la oficina de Israel y estos decidieron utilizar sus proyectos 20%, para digitalizar todo el contenido del centro. Al finalizar el proyecto le enseñaron el resultado a Larry y Sergey (los fundadores de Google) y su respuesta fue: ¿Porque no lo hacemos con todos los museos del mundo? De ahí nació Google Open Gallery, que permite a los museos digitalizar toda su obra y mostrarla on line.

Pero hay un proyecto 20% que todos conocemos, que ha impactado en nuestra forma de comunicarnos: Gmail! Sí! El gestor de correos más conocido y usado del mundo ha salido de un proyecto 20%, el ingeniero Paul Bucheit decidió dedicar parte de su tiempo en lo que él creía era una revolución en la forma de gestionar los correos electrónicos. Pero esto no es lo más importante: Paul protagonizó una anécdota que dice mucho más de Google, que la propia existencia de Gmail. En algún momento del desarrollo Paul considero que el mail era el lugar idóneo para mostrar anuncios, quería que su producto generará beneficios para Google. No le dieron el Ok, la dirección de google le dijo que no lo hiciera, que primero se preocupase de crear un gran producto que todo el mundo quisiera usar, que creciera y que después ya se preocupaban de cómo obtener beneficios del producto. Paul no estuvo conforme con la respuesta, después de todo Gmail era su producto, así que HACKEO EL SISTEMA DE ANUNCIOS, y Gmail empezó a mostrarlos. En las oficinas de google se dieron cuenta porque ellos mismos eran usuarios de Gmail y empezaron a ver los anuncios. Vieron que estos eran relevantes, que tenían que ver con el hilo de la conversación y podían ser útiles. Los dejaron… y se equivocaron! Los quitaron al cabo de un tiempo porque no daban demasiados beneficios. Incluso de este pequeño tropiezo, sacaron algo, utilizaron el algoritmo creado por Paul para mejorar adSense y mostrar publicidad más relevante para el usuario. 

Uno de los mejores productos de Google (Gmail) salió  la idea de un ingeniero que se pasó por el forro las órdenes de dirección y se usó el resultado de tal  insubordinación para mejorar el producto principal de la compañía (Adsense).

Google funciona de forma muy diferente a las empresas que conocemos. Eric cuando llego a google era el CEO, y se encontró su despacho ocupado por ingenieros que necesitaban sitio. Lo estuvo compartiendo durante meses, y así conoció perfectamente la ideología de la empresa: Los ingenieros son lo más importante, hay que cuidarlos.

logo Google
Logo Google, no te quedes solo con los colores 🙂

La verdad es que ha sido una lectura muy agradable, con bastantes sorpresas y confesiones. Google tiene cosas buenas y cosas malas. Eso sí, se tiene que reconocer que existe un antes y un después de Google. Ninguno de los gigantes tecnológicos anteriores, aunque quizás Microsoft se acercó, han conseguido lo que Google ha conseguido: que su política de empresa sea tomada como ejemplo por una multitud de empresas que quieren ser como Google. Aunque como casi siempre, nos hemos quedado en la superficie. Si quieres trabajar en una empresa como Google, o si quieres crearla, no te fies de las mesas de ping pong ni de las paredes de colores o las cafeterías con comida orgánica.  Puedes tener todo eso y ser un mal imitador. Lo importante en Google es la innovación, saben que viene de sus empleados y hacen lo posible para que estos puedan innovar, por eso quieren los mejores empleados y tratarlos como tal. Tal como dice Eric, si a un creativo inteligente no lo cuidas alguien lo hará por tí. Si todos tus creativos inteligentes se van, ¿adivinas cuales se van a quedar?

El verdadero secreto de Google ha estado aprovechar al máximo la inteligencia y propuestas de sus empleados, un poco de suerte…. Y claro, unas buenas compras 🙂

Comentarios.